(!) Uso de cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Necesitamos su consentimiento para poder hacer uso de las cookies que requieren su aprobación previa.
Para más información puede leer nuestra Política de Cookies
 

TEatro Echegaray

Setenta y siete años después de su inauguración como cine en la calle que le da nombre y tras una cuidadosa rehabilitación para adaptarlo a uso escénico, el Teatro

Echegaray abre sus puertas el 7 de octubre de 2009 con unas instalaciones modernas y polivalentes.

TEatro Echegaray

TEatro Echegaray

El cine fue diseñado por Manuel Rivera Vera, autor del Ayuntamiento de Málaga entre otros nobles edificios civiles de la ciudad, arquitecto que construyó un lujoso inmueble con un vestíbulo profusamente decorado y un patio de butacas en el que destacaban unas vidrieras de la prestigiosa casa Maumejean. Con 500 localidades en el patio y 300 en el anfiteatro, fue inaugurado el 19 de noviembre de 1932 con una fastuosa gala en la que se proyectó la película El favorito de la guardia.

En 2001, se pasó la última película en el Echegaray, que cerró sus puertas al tiempo que el Ayuntamiento de Málaga firmaba un convenio con sus propietarios para destinarlo a uso teatral y así servir de complemento al saturado Teatro Cervantes. El arquitecto Francisco Peñalosa Izuzquiza fue el encargado de las obras de rehabilitación de un edificio que desde antes de su cierre había sufrido un rápido proceso de deterioro.

TEatro Echegaray

Francisco Peñalosa falleció en agosto de 2008. Su hijo, también arquitecto Borja Peñalosa, junto a Salvador Moreno Peralta y César Olano Gurriarán acabaron en marzo de 2009. Al ser concebido como un espacio en el que extender y diversificar la oferta cultural del Cervantes con espectáculos de vanguardia y de repertorio en el que caben tanto lírica de pequeño formato y representaciones teatrales como música, teatro infantil, actividades didácticas y algunos y selectos actos institucionales, el Teatro Echegaray se rehabilitó potenciando su versatilidad:

Aparte de restaurar el vestíbulo y la fachada reponiendo los materiales originales, la sala interior se remodeló completamente, invirtiendo el sentido de la escena para aprovechar el espacio orientado hacia la calle Moratín instalando allí los camerinos y locales técnicos. Las vidrieras, que antes estaban ubicadas en la sala, se recolocaron en los vestíbulos.

El teatro se configuró para poder programar representaciones convencionales o “a la italiana”, es decir, con escena frontal, o en “arena”, esto es, con la escena central y el público alrededor. Para hacer posible esta adaptabilidad del espacio para diferentes tipos de espectáculo, el “peine” y la maquinaria escénica cubren todo el teatro, caja escénica y patio, cuyas butacas son retráctiles y se pueden retirar parcial o totalmente.

TEatro Echegaray

TEatro Echegaray

El resultado de la remodelación es un teatro con capacidad para 300 espectadores entre patio de butacas y dos anfiteatros en el que conviven un interior moderno y con los últimos adelantos técnicos con una fachada y vestíbulo que remiten fielmente al espléndido y noble edificio construido en los años treinta del pasado siglo.