(!) Uso de cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Necesitamos su consentimiento para poder hacer uso de las cookies que requieren su aprobación previa.
Para más información puede leer nuestra Política de Cookies

MAYO

31 Sábado
20.00 h.
Inicio venta 17/03/14
Precio único 10 €
Comprar entradas
MÚSICA FOLCLÓRICA ALEMANA & AUSTRÍACA

MÚSICA FOLCLÓRICA ALEMANA & AUSTRÍACA

                                                                                                              Información general del II ciclo Málaga Clásica

I
FRANZ JOSEPH HAYDN (1732-1809)
Cuarteto de cuerda no. 60 en Sol mayor, Op. 76
Regi Papa y Jesús Reina violín Chieh-Fan Yiu viola
Dmitri Atapine violonchelo
 
GUSTAV MAHLER (1860-1911)
“Ich ging mit Lust” (Paseaba con placer), “Ablösung im Sommer” (Relevo en verano),
“Scheiden und Meiden” (Adiós y renuncia) para tenor y piano
Nils Nilsen tenor Josu de Solaun piano

ROBERT SCHUMANN (1810-1856)
Fünf Stücke im Volkston (Cinco obras en estilo folclórico), Op. 102
(arr. clarinete y piano)
Christine Carter clarinete Christopher Schmitt piano
 
II
FRANZ SCHUBERT (1797-1828)
“Der Tod un das Mädchen” (La muerte y la doncella),
“Die Forelle” (La trucha) para voz y piano
Nils Nilsen tenor Josu de Solaun piano

FRANZ SCHUBERT (1797-1828)
“Der Tod un das Mädchen” (La muerte y la doncella)
Cuarteto de cuerda en re menor no. 14, D. 810
Jesús Reina y Anna Margrethe Nilsen violín
Matthew Lipman viola Hiro Matsuo violonchelo

Dúo folclórico del Tirol
Simon Reitmeier clarinete y Wolfgang Schedl acordeón
Ya en el siglo XVII, Dietrich Buxtehude, quien sería el mentor de Johann Sebastian Bach, usó una canción folclórica en su Partita en Sol Mayor que, además, es cómica: “Kraut und Rüben haben mich vertrieben, hätt mein' Mutter Fleisch gekocht, wär ich länger blieben” (“Las coles y nabos me han echado [de casa], de haber [mi madre] cocinado carne, por quedarme hubiese optado”). Bach curiosamente lo canonizaría casi un siglo más tarde en la 30 de sus Variaciones Goldberg, también en Sol Mayor, usando, entre otras canciones folclóricas, esta misma melodía.
Ésta es una tradición que fue seguida apasionadamente primero a través de Buxtehude y Bach y, más tarde, por Beethoven, Haydn, Mozart, Schubert, Schumann, Brahms, Mahler, Strauss, Wagner e, incluso, Berg y Schönberg, teniendo su Phantasy para violín y piano secciones que bordean el vals vienés.
La música folclórica alemana y austríaca tiene cualidades que las ponen en la misma categoría que las de Suiza, Eslovenia o Sudtirol (Italia) o, digamos, regiones alpinas. Los puntos comunes en los folclores de estas áreas son el uso del lenguaje (dialecto), la evocación de las tradiciones de granjeros y campesinos, y la elección de instrumentos para interpretarla, como por ejemplo el alpenhorn (trompa de los Alpes), violas, armónicas, guitarras y el ocasional yodeling (cantar yodel), dando lugar al volkslieder (canciones populares), bailes como el ländler, que se convertirían con el tiempo en valses y el um-pa, nombre que se asemeja a la música de bandas de metales que representa.
Haydn, Schumann y Schubert abarcan en este programa tres enfoques muy diferentes a la hora de incluir el folclore en su música. Con Haydn nos encontramos un ländler como el trío (sección central) del movimiento de minueto. Esto se puede interpretar como la yuxtaposición y unificación de dos puntos de vistas diferentes de la vida humana, ya que el minueto procede de un baile social francés y el ländler, de un baile folclórico. De todos modos, esta elección se convertiría en un estándar tanto en el repertorio camerístico como en el sinfónico. Nuestro siguiente compositor, Schumann, evoca brillantemente el cuentacuentos popular en sus cinco obras en estilo folclórico. En ellas, los intérpretes narran cuentos a través de sus instrumentos y el lenguaje de la música. El Volkslied o canción folclórica es otra tradición que dejó una huella importante en la escena musical alemana y austríaca. Durante el siglo XII eran los trovadores cantando airosamente, en el siglo XIX son personas como Schubert quienes se inspiran en la literatura germánica y llevan el texto a la música. Es el caso del poema de Matthias Claudius “La muerte y la doncella”. La canción expresa el texto, como lo hace la versión instrumental que la sigue. En esta última, la canción es parte del Cuarteto de cuerda en re menor, tal vez una interpretación del poema definitivamente extensa, intensa y bella.